Medidas de los gobiernos francés y español para ayudar al sector agrario

Francia y España están sufriendo graves consecuencias derivadas del cambio climático al igual que el resto del planeta. Este año está siendo uno de los más secos que se recuerdan desde que hay registros. La falta de agua está repercutiendo negativamente al sector agrario, con todo lo que ello supone para la sociedad de ambos países

Sólo en España, la organización ASAJA ha calculado unas pérdidas en la agricultura a causa de la falta de agua de más de 8.000 millones de euros.

Joël Limouzin, vicepresidente de la Federación Nacional de Sindicatos de Explotaciones Agrícolas (FNSEA), que representa a 20.000 sindicatos agrícolas locales y a 12 federaciones regionales en Francia, ha alertado de que su país enfrenta  “una situación dramática”.

La sequía agrícola tiene un gran impacto social. No afecta únicamente al sector desde el punto de vista económico, sino que tiene consecuencias directas en la alimentación de los ciudadanos.

Acciones para ayudar al sector agrario en Francia

El gobierno francés ha puesto en marcha un plan de acciones frente a la sequía, que beneficiará a  todos los ciudadanos del país, además del sector agrario.  Actualmente las restricciones de consumo de agua que se han impuesto afectan a 84 de los 101 departamentos del país. Su objetivo es reducir las alteraciones que tiene la sequía en la actividad del sector agrícola.

El Gobierno ha presentado un plan de acciones y de anticipación que se divide en cinco ejes:

  1. Preservación de los recursos de agua. Se limita el uso a través de restricciones salvo usos prioritarios.
  2. Prever las necesidades para la alimentación animal.
  3. Medidas para la prevención de incendios en los cultivos.
  4. Planes estructurales para que el sector agrícola pueda resistir a las consecuencias del cambio climático.
  5. Estructurar y hacer un seguimiento específico por la sequía.

Plan de acción en España

Según datos del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, la reserva hídrica española está actualmente al 39,2% de su capacidad total. Cifra preocupante ya que es el nivel más bajo desde 1995. Teniendo en cuenta estos datos y las previsiones a corto y largo plazo, el Consejo de Ministros de España aprobó el Real Decreto-ley de medidas urgentes de apoyo al sector agrario por causa de la sequía.

Las medidas llevadas a cabo en España se pueden clasificar en tres ejes:

  • Fiscales.

Las actividades agrícolas y ganaderas que tributan en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por el método de Estimación Objetiva tienen la posibilidad de deducirse un 20% de su rendimiento neto.

Además, están exentos de pagar las cuotas del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de naturaleza rústica cuando se cumpla con los requisitos.  

  • Laborales.

Las empresas que formen parte del Sistema Especial Agrario y los autónomos que pertenezcan al Sistema Especial para Trabajadores por cuenta propia (SETA) pueden beneficiarse de la reducción del tipo de interés de las cuotas de la Seguridad Social. Corresponde al 0,5%.

Al mismo tiempo, los periodos de devengo se modifican. Para las empresas es desde marzo hasta mayo y para los autónomos desde abril a junio.

También se produce una reducción del número mínimo de jornadas reales cotizadas. Pasa de 35 a 20 para acceder al subsidio por desempleo o a la renta agraria de trabajadores agrarios eventuales residentes en Andalucía y Extremadura.

  • Financieras.

Los operadores agrarios tienen la posibilidad de acogerse a una línea de ayudas para la bonificación en operaciones de financiación.

Además, los operadores económicos de explotaciones agrarias recibirán subvenciones por el coste de los avales de la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (SAECA).

Retour haut de page