Francia está entre las diez principales potencias económicas del planeta. Tiene un mercado de más de 65 millones de consumidores con un gran poder adquisitivo. Es, por tanto, un país clave en las relaciones comerciales de España con otros países. Sobre todo por razones de proximidad. Aunque hay muchas otras que analizamos a continuación.

Razones por las que invertir en Francia

Francia tiene una posición estratégica clave en la Europa occidental, con un sector terciario muy importante, un amplio asentamiento industrial y una gran capacidad agrícola. Entre los motivos que refuerzan la idea de invertir en Francia encontramos:

  • Una infraestructura líder en servicios
  • Servicios públicos de calidad
  • Mano de obra formada y muy productiva
  • Francia se sitúa como el segundo país de Europa que más produce por hora
  • Marco legal transparente
  • Economía diversificada: los actores que participan en la vida económica y empresarial del país van desde multinacionales a pequeñas startups de alta tecnología
  • Entorno de negocios atractivo para la inversión

Francia, además, ha firmado con más de 90 países, entre los que se encuentra España, numerosos acuerdos bilaterales de inversión. Sus sucesivos gobiernos siempre han puesto el punto de mira en la necesidad de atraer inversores extranjeros con la puesta en marcha de una serie de medidas:

  • Reducción de la burocracia para el establecimiento de empresas extranjeras
  • Eliminación del impuesto de solidaridad
  • Implementación del impuesto de investigación
  • Crédito fiscal de competitividad: programa de crédito fiscal de 20 mil millones de euros
  • Incentivos para empresas innovadoras
  • Legislación laboral más flexible
  • Ley financiera del año 2018 que contempla numerosos recortes fiscales como la eliminación de contribuciones de empleados
  • Mismos subsidios y subvenciones a los que se acogen las empresas francesas:
    • Apoyo a la inversión productiva
    • Creación de empleo

Subvenciones, descuentos, exoneración de impuestos y garantía a los préstamos son las principales ayudas que el país galo brinda a la inversión extranjera. Todo ello a través de numerosos organismos estatales como la Agencia Francesa para Inversiones Internacionales, la Agencia Nacional para el Desarrollo de la Investigación o las propias administraciones locales.

Oportunidades de inversión en Francia

La proximidad geográfica y cultural otorga a las empresas españolas ciertas ventajas competitivas en sectores tradicionales como pueden ser los bienes agroalimentarios, haciendo hincapié en la producción ’bio’, con un consumo al alza en Francia. Hay otros sectores de inversión que son clave en Francia como por ejemplo:

  • Aeroespacial
  • Farmacéutico
  • Biotecnológico
  • Automoción
  • Equipos de seguridad
  • Equipos de salud
  • Logística
  • Mercado de startups
  • Industria de lujo
  • Industria de moda
Ir arriba