Tras las guerras de los Balcanes que tuvieron lugar entre 1991 y 2001, el ataque de Rusia contra Ucrania está provocando la mayor crisis de refugiados en Europa.

La situación ha exigido la activación de la directiva 2001/55/CE del Consejo, de 20 de julio de 2001, que establece las normas mínimas de protección temporal a todas aquellas personas desplazadas en caso de afluencia masiva con la finalidad de evitar el desbordamiento de los sistemas de asilo de los Estados miembros. 

Desde que comenzó la invasión rusa en Ucrania, más de 2,3 millones de ucranianos han huido del país y se han desplazado a países limítrofes como Polonia, Eslovaquia o Hungría. Esta cifra va en aumento y, según diferentes fuentes, puede alcanzar los 9 millones. 

Gracias a la Directiva de protección temporal, los Estados miembros de la Unión Europea se comprometen a ofrecer la autorización de residencia, el permiso temporal de trabajo, el acceso a la asistencia social, acceso al sistema educativo y la asistencia médica, entre otras ayudas. Durante al menos un año a todos los refugiados ucranianos que huyen del conflicto. Es una política que están llevando a cabo todos los países unidos, a pesar de haber sido en el pasado una fuente de discrepancia.

Protección temporal en España

Cabe destacar que España no sólo ha sido uno de los primeros países en adoptar la directiva europea de protección temporal para los refugiados de Ucrania. Es el país que menos tiempo está tardando en resolver las solicitudes que de ella derivan. 

Los ucranianos acogidos en España pueden acudir a los puntos habilitados para solicitar la protección que es concedida en un plazo máximo de 24 horas. La protección incluye la autorización de residencia y el permiso de trabajo para los mayores de edad, además de la escolarización para los niños.

La labor humanitaria va más allá y, además de los programas de acogida, se están enviando medicamentos y productos sanitarios a las fronteras.

Ayudas en Francia

Francia es otro de los países que ha tomado medidas de protección temporal para refugiados. Ha destinado también 100 millones de euros para financiar elementos de primera necesidad que son enviados a las fronteras, tales como medicinas, mantas o respiradores. 

Para conseguirlo, ha creado dos fondos en los que se puede hacer aportaciones. El fondo para las entidades territoriales, herramienta que permite responder de manera rápida y efectiva a las situaciones de emergencia de las personas afectadas por la guerra. El fondo de ayuda financiera a las empresas, su finalidad es comprar y entregar materiales de emergencia. Materiales adaptados a las necesidades de los ucranianos y llevar a cabo acciones de ayuda humanitaria de emergencia.

Ir arriba