¿Cómo es el teletrabajo en España y Francia? Los dos últimos años han cambiado para todos. La pandemia ha hecho que la vida no sea como antes en muchos aspectos. Uno de los más notables ha sido el teletrabajo. Forma de trabajo que se vieron obligadas a implantar muchas empresas para continuar su actividad.

Tras la pandemia esta modalidad de trabajo se ha asentado en muchos negocios de los países de la Unión Europea. En muchos casos por sus numerosos beneficios, entre ellos el facilitar la conciliación de la vida laboral y personal.

Aunque al principio el teletrabajo se implantó como algo temporal por motivos sanitarios, hoy en día se ha convertido, incluso, en una fórmula para captar y retener talento.

España no estaba preparada para el teletrabajo

España era el país menos preparado para teletrabajar. Sin embargo, es en el que más creció esta modalidad. Antes de la pandemia sólo el 7,3% teletrabajaba a diario, un 5,3% lo hacía varias veces a la semana y un 4,6%, varias veces al mes. Así lo revela el estudio “El teletrabajo en España. Antes, durante y después de la pandemia”, elaborado por el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI).

Frente al 74,5% de la población española que no había teletrabajado nunca, en Francia el porcentaje era menor: el 62,2%. De dicho porcentaje, el 14% lo hacía a diario, el 7,5% varias veces a la semana, el 7% varias veces al mes y el 9,2% con menos frecuencia.

A causa de la pandemia, sólo el 31,7% de la población española comenzó a trabajar desde casa. Esto situó a España en el décimo puesto de la Unión Europea en el ranking de países con menos teletrabajo en ese momento. Francia, en la decimosexta posición con un 37,2%.

Con el paso de la pandemia, las horas dedicadas al teletrabajo se redujeron en algunos países mientras que en otros se ampliaron. En España se pasó de 16,7 horas a 15,1 horas. En Francia, sin embargo, aumentó. De 14,4 horas a 18,6 horas.

Preferencia por el teletrabajo

Estos años en los que se ha implantado el teletrabajo inevitablemente han modificado la visión que tenían tanto los empresarios como los empleados sobre esta modalidad laboral.

Los trabajadores españoles tienen una alta preferencia por el teletrabajo. Así se extrae de la encuesta de Eurofound. El 83,7% de los encuestados españoles afirma que desea teletrabajar, aunque ya no haya restricciones. Es el tercer porcentaje más elevado de la Unión Europea. Solo por detrás de Finlandia y Suecia. España es el segundo país con más preferencia de teletrabajar a diario. En primera posición se ubica Dinamarca.

Francia tampoco se sitúa muy lejos. Es el quinto país que más preferencia tiene para teletrabajar. La mayoría de los franceses encuestados prefiere teletrabajar varias veces a la semana.

Ley de teletrabajo en Francia y España

España y Francia han regulado el teletrabajo en su legislación laboral.

Fue con la pandemia, en 2020, cuando España publicó el Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, que ya aparecía contemplado en el artículo 13 del Estatuto de los trabajadores de 2015.

En Francia, fue en 2006 cuando por primera vez se reguló el teletrabajo conel Código del Trabajo en sus artículos L. 1222-9, L. 1222-10 y L. 1222-11.

Una oportunidad para captar talento en España y Francia

En resumen, a tenor de estos datos, podemos afirmar que en España hay una mayor intención y preferencia por parte de los empleados hacia el teletrabajo.

Sin embargo, existe una mayor tradición, tanto a nivel legal como operativo, en Francia. Donde, incluso, se trabajan más horas bajo esta modalidad tras la pandemia.

Cuestiones en cualquier caso relevantes a la hora de plantear la organización del trabajo de una empresa en ambos países.

En cualquiera de ellos, la cuestión es valorada y deseada por una buena parte de la fuerza laboral, por lo que se convierte en un factor diferenciador para captar talento, frente a empresas que sean menos flexibles en este sentido.

Ir arriba