Los directivos se enfrentan a cambios constantes que ponen a prueba sus habilidades para organizar y motivar al equipo. Para ser un buen directivo en 2021, con todos los cambios que se han vivido desde marzo de 2020, lo primero es tener capacidad de autodirección para ser capaz de dirigir a otras personas. La capacidad de liderar depende sin duda de la personalidad pero también del aprendizaje de buenos hábitos: fomentando la escucha, la comunicación, la gestión, etc.

Además de la autodirección, la comunicación es otra de las habilidades más importantes. Para lograr una eficaz y buena comunicación, Gonzalo Martínez de Miguel, director de INFOVA considera que hay tres reglas básicas:

  1. Escuchar antes de ser escuchado.
  2. Aclarar el significado de algunas palabras esenciales que pueden ser entendidas de formas muy distintas.
  3. No olvidarse de verificar lo que el otro ha entendido.

Claves para ser un buen líder

La motivación hacia los empleados es otra habilidad fundamental. Se debe fomentar el optimismo, el compromiso, la creatividad y la felicidad en los trabajadores. De esta manera mejoran su rendimiento.

Además, gestionar diferencias, conflictos, y habilidades de negociación es otro aspecto a tener en cuenta.  Manejar y dar solución a los conflictos, así como obtener beneficios a través de técnicas de negociación efectivas, son habilidades profesionales clave de un directivo. Para solucionar con eficacia estas situaciones es necesario analizar de dónde nace el conflicto o diferencias y las opciones de negociación que permiten su resolución, entre otras. 

Un directivo también debe saber llevar la organización y facilitar la transformación. Eso se puede lograr con una buena distribución y supervisión de acciones y tareas de los empleados, así como controlando su comportamiento. No se trata sólo de dirigir, también de guiar, enseñar y motivar.

Planificar estrategias a futuro es otra acción clave de los directivos. Para desarrollar esta habilidad de planificación hay que tener en cuenta las necesidades de la empresa y los objetivos que se quieren cumplir. También es importante escoger, priorizar las acciones y prever los plazos de actuación. El presupuesto y la distribución de tareas son dos puntos que todo directivo debe tener en cuenta en la planificación.

Formación para el desarrollo de las habilidades

Trabajar las habilidades directivas es la manera más eficaz para ser un buen líder. Dado que nos encontramos en un entorno muy competitivo a veces resulta difícil tener el tiempo suficiente para ponerlas en práctica y aprender de los errores.

Por tal motivo, la formación resulta imprescindible en la actualidad. Desde Diálogo se fomenta el talento directivo a través del Instituto de Formación Avanzada INFOVA.

‘Experto Universitario en Liderazgo Directivo’ es la formación ofrecida, cuyo título es otorgado por la Universidad Nebrija. Su objetivo esacelerar tu capacidad de liderazgo y dirección de personas y equipos”. Consta de 135 temas agrupados en 9 módulos:

–      Autodirección y autoeficiencia.

–      Comunicación e influencia.

–      Dirección y desarrollo de colaboradores.

–      Dirección de equipos.

–      Huellas de gigantes.

–      Diferencias, conflictos y negociación.

–      Cambios, transformación y mejora.

–      Estrategia y futuro.

–      Oratoria y storytelling.

Ir arriba