En aras de fomentar la recuperación económica, el Gobierno francés ha impulsado una serie de medidas económicas. Van desde el aplazamiento de las cuotas e impuestos, a ayudas directas a pymes y pequeños emprendedores. Éstas son las principales medidas que se han implementado para ayudar a la empresas, trabajadores y autónomos a hacer frente a la delicada situación que atraviesan por la crisis económica derivada de la pandemia del COVID-19:

  • Extensión del “desempleo parcial”. Su homólogo en España es el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Una herramienta concebida para reducir los costes laborales de la empresa. Siempre y cuando no haya una carga de trabajo suficiente para mantener a toda la plantilla ocupada. A esta figura legal pueden acogerse todos los trabajadores, con la excepción de autónomos y becarios. 

Con la intención de frenar los despidos masivos el Estado francés, asumirá también el coste que genera el número de horas no trabajadas. Hasta un máximo de 4,5 veces el Salario Mínimo Interprofesional, que en Francia está en 1521,22 € al mes.  

  • Aplazamiento o fraccionamiento del pago de las cuotas e impuestos. Esta medida incide en la protección de la tesorería de las empresas al permitir que puedan aplazar las cotizaciones y el pago de impuestos todos aquellos negocios que así lo requieran. No es aplicable al IVA y no es obligatorio presentar justificante alguno. El tiempo del que los autónomos y empresas disponen para efectuar el pago de las cuotas e impuestos se puede demorar hasta un máximo de tres meses.

El Gobierno francés pone el punto de mira en la necesidad de exonerar a las empresas del pago de impuestos directos. Así contempla descuentos sobre estos impuestos siempre que justifiquen un descenso de la actividad laboral desde el mes de enero de 2020 respecto al mismo periodo del curso anterior.  

Más medidas económicas de Francia

  • Fondo de solidaridad de 2 mil millones de euros. De este fondo se beneficiarán pymes, autónomos y pequeños emprendedores directamente afectados por la crisis del coronavirus, con unos ingresos inferiores a un millón de euros. El Estado francés entregará 1500 euros, el importe equivalente al ingreso medio de cualquier mes de marzo anterior a la pandemia, a todas las empresas que cerraron o perdieron al menos el 70% de su volumen de negocios entre marzo de 2019 y marzo de 2020.   
  • Posibilidad de cancelar las facturas de gas y electricidad a todos los negocios que reporten pérdidas por la crisis del coronavirus. Suspender también el alquiler a comerciantes que desarrollen su actividad profesional en centros comerciales. El Gobierno francés apela al buen hacer y a la solidaridad de propietarios y surtidores de energía.  
  • El Gobierno francés ha puesto en marcha un fondo de 300 mil millones de euros para garantizar la concesión de préstamos por parte de las entidades bancarias. Además, los bancos accedieron a aplazar 6 meses el vencimiento de las cuotas sin gastos extra.

Además, el Gobierno francés está a la espera de que la Comisión Europea dé el visto bueno a su plan de préstamos participativos para pymes. Este fondo está dirigido a dar liquidez al tejido productivo sin tener que recurrir a los bancos. Su principal objetivo es rescatar a 1.500 empresas, con una peculiaridad: el Estado asegura parte del capital del fondo.

Ayudas al turismo

El Gobierno francés dirige la atención y la mirada a los sectores más afectados por la pandemia para desarrollar su estrategia de recuperación económica. Así ha elaborado un plan de apoyo al turismo de 18 mil millones de euros que contempla las siguientes ayudas:

  • Fondo de solidaridad, con ayudas de hasta 10.000€ para empresas de hasta 20 trabajadores y 2 millones de euros de volumen de negocios. 
  • Préstamos respaldados por el Estado, con un límite equivalente al volumen de negocios de los tres mejores meses de 2019.
  • Exonerar a las empresas que están cerradas del pago de las cotizaciones patronales.  
  • Préstamos del banco público Bpifrance (1000 millones de euros), con el compromiso explícito de prorrogar las cuotas de devolución hasta un plazo de 12 meses.   
Ir arriba