El Pacto Verde Europeo o “Green Deal” es una iniciativa a nivel europeo que tiene como finalidad luchar contra el cambio climático. El Pacto Verde recoge un conjunto de medidas para lograr una economía limpia con cero emisiones y así proteger nuestro hábitat.

Son medidas en cuanto a clima, energía, transporte e incluso fiscalidad. Los objetivos planteados abarcan hasta 2050. Se espera que hasta 2030 se reduzcan las emisiones del efecto invernadero en un 55% como mínimo para que en 2050 la Unión Europea se convierta en el primer continente en ser climáticamente neutro.

Aspectos importantes del Pacto Verde

Las claves que se establecen en el Pacto Verde tratan de conseguir que Europa sea más sostenible y proteja el medioambiente, así como la salud y el bienestar de los ciudadanos. El Pacto Verde garantiza:

  • Energía limpia. Consiste en la descarbonización del sistema energético. Actualmente alrededor del 75% de las emisiones de gases del efecto invernadero se producen por la producción y uso de energía. Por ello, se busca la eficiencia energética.
  • Industria sostenible. Este sector produce el 25% de las emisiones de la UE. Es un sector cuya transformación es lenta, alrededor de 25 años. Por ello es una de las medidas que hay que trabajar prioritariamente. Además, la transformación en el sector y su cadena de valor beneficia a la creación de puestos de trabajo.
  • Construcción eficiente y sostenible. Hay dos aspectos importantes en este sector. Por un lado, que la construcción y renovación de edificios requiere de grandes cantidades de energía y recursos. Por otro lado, el uso de una casa, oficina, etc. requiere de uso constante de energía.
  • Movilidad sostenible. El transporte es indispensable para los ciudadanos. El objetivo es buscar alternativas sostenibles y accesibles para reducir en un 90% las emisiones del transporte de todo tipo: carretera, aéreo, ferrocarril, etc.
  • Alimentos saludables. La estrategia de la UE para que la producción de alimentos sea respetuosa con el medioambiente a la vez que saludable pasa por aplicar la economía circular. La estrategia, llamada “de la granja a la mesa» trata de trabajar en materia de transporte, envasado, etc.
  • Preservación de la biodiversidad. Todo el trabajo que se realiza está enfocado en preservar y recuperar el capital humano. Algunos de los puntos más importantes son mejorar la superficie forestal y potenciar la economía azul.
  • Contaminación cero. Es el objetivo general. Evitar la contaminación del suelo, agua, aire, etc.  Para ello, es importante analizar todas las políticas y comprobar su utilidad real.

Cada uno de los puntos tratados tienen unas acciones concretas. Por ejemplo, para lograr alimentos saludables se debe reducir el desperdicio de alimentos, luchar contra el fraude alimentario o favorecer la producción sostenible, entre otros.

¿Cómo se financia?

Para lograr que Europa sea el primer continente climáticamente neutro para el año 2050 requiere de una gran inversión económica para cumplir con todas las medidas.

La Comisión Europea presentó en 2020 el llamado Plan de Inversiones del Pacto Verde Europeo. Se trata de un plan cuyo objetivo es fomentar la inversión para cumplir con el Pacto Verde. Es la única manera de que los países puedan trabajar a favor del cambio climático.

Se establecen tres dimensiones dentro del Plan de Inversiones:

  • Financiación: inversión de un billón de euros.
  • Capacitación: la Unión Europea facilita las herramientas para los inversores.
  • Apoyo práctico: apoyo de la UE a los inversores y sus proyectos.

Un aspecto importante es la consideración que tiene la UE. Tiene en cuenta que no todos los países tienen las mismas facilidades a nivel económico. Por ello, se creó el mecanismo de Transición Justa. Se aportan entre 30.000 y 50.000 millones de euros a las regiones con menos posibilidades.

Otra fuente de financiación es InvestUE, que aporta 45.000 millones de euros; y el mecanismo de préstamos al sector público del Banco Europeo de Inversiones.

Ir arriba